fbpx

ELECTROLISIS PERCUTÁNEA MÚSCULOESQUELÉTICA (EPM)

También conocida como EPI o EPTE, es una técnica de fisioterapia invasiva que consiste en la aplicación ecoguiada de una corriente galvánica a través de una aguja de punción que produce en el tejido blando musculoesquelético un efecto analgésico y un proceso inflamatorio local que permite la fagocitosis y la reparación del tejido afectado (Valera & Minaya, 2014). Es imprescindible por seguridad y efectividad que esta técnica se aplique con ecógrafo. Beneficios respecto a otros tratamientos:
  • Es un tratamiento local en el lugar de la lesión (se aplica de forma directa sobre el tejido alterado y/o degenerado), que debe realizarse de forma ecoguiada (utilizando como guía la ecografía).
  • Logra reparar el tejido afectado, somos capaces de poner en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido de colágeno que está desestructurado en estos procesos.
  • Las modificaciones en la estructura y en el comportamiento mecanobiológico del tejido blando son inmediatas y en tiempo real.
  • La efectividad es alta respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonido, láser, técnica Cyriax, fibrolisis diacutánea, ondas de choque, etc.) o médicos (fármacos, infiltraciones o cirugía).
  • La frecuencia de recaídas es baja.